Blogger viajero: Marruecos, tierra de contrastes

Hoy vamos a hablar de esta mágina y extraña tierra que apesar de ser nuestros vecinos son tan diferentes, este verano y casi sin pernsarlo decidimos irnos a Marruecos a la aventura, llegamos a la ciudad de Marrakech a las 12:30h con la compañía Binter Canarias con la ruta Tenerife Norte- Marrackech Menara, nada más bajarnos del avión nos golpeó el calor infernal, obvio, ¿A quíen se le ocurre ir en verano? O eso nos decían los marroquís que nos veían de paseo a plena luz del sol, que no bajó de los 40º en toda la semana. 



¿Pero valió la pena? Claro que si, pero hay que tener algunas cosas en cuenta claro, por aquí dejo estos consejos basados en mi experiencia: 
      Lo primero es lo primero, para cambiar dinero es mejor hacerlo allí, en el mismo aeropuerto hay dos casas de cambio muy buenas. Lo siguiente es el taxi hasta el hotel o riad, aquí hay que negociar, salir del aeropuerto cuesta 70 dirhams, el taxi entero, nada de por persona, lo normal es que intenten subir más les dices que vas a menudo y que sabes el precio, si te insisten en que es más les dices que vas en bus y sal caminando decidido, irán detrás de tí a ofrecerte por 80 o así, les dices que 70 y normalmente suelen aceptar. No te asustes con su forma de conducir, un compañero la describió como "armónicamente caótica" todos conducen mal y a lo bestia pero es raro ver accidentes.

      Después de llegar al riad y dejar las maletas salimos a almorzar, nos pedimos un tajín de pollo para dos personas y agua fría, nos trajeron además pan y aceitunas, las suelen poner en casi todos los bares y en todos las especian de manera diferente ¡Nos encantaban! 


      Luego nos dimos una vuelta por el Zoco y la famosa plaza de Jamaa el Fna, el centro del caótico Marrakech, a mediodía en verano está algo vacía pero por la noche es increible como empiezan a aparecer puestos de comida, regalos y argán.


      Al día siguiente nos fuimos de excursión por los museos de la ciudad, ojo, todos o la mayoría de los museos de Marrakech cierran antes de las 17:00 de la tarde. Con esto en mente nos fuimos al Palacio de La Bahia que nos quedaba al lado del riad, a pesar de su antigüedad sigue siendo un lugar precioso de visitar, tristemente fue saqueado tras la muerte del visir que lo construyó y aún hoy se encuentra vacío, aún así la obra en sí es preciosa de ver.



      La segunda visita fue a la Madraza o Medersa de Ben Joussef, para llegar hay que atravesar el Zoco de Marrakech, encontraréis mucha gente ofreciéndose a llevaros, no os dejéis llevar po la amabilidad, luego os pedirán dinero, y con el gps de google se puede llegar, auqnue aviso, hay calles que no existen según el navegador, pero ahí están, así que al igual os dáis una vielta de más como nos pasó a nosotros, pero se acaba encontrando, esta se trata de la medersa más grande de Marruecos, pero  ¿Qué es una medersa? Es una escuela donde se estudia el libro del Corán, ahora mismo se utiliza como reclamo turístico así que nadie estudia allí, lo curioso es que además peudes visitar las habitaciones de los estudiantes:




Tal y como me pasaba en Nueva York, me quedaba embobada mirando la arquitectura del lugar:


      Al día siguiente pasamos por el Palacio El Badi, construido en siglo XVI, es enorme, desolado y tristemente desvalijado, en su época tuvo que ser una maravilla con sus jardines, murallas y piscinas, curiosamente en sus habitaciones se estaba bastante fresco en comparación con el exterior.



      También pasamos por los Jardines Majorelle, famosos por ser residencia del diseñador Yves Saint Laurent que vivió ahí muchos años. Son unos jardines sumamentes bonitos, mucho más verde de lo que acostumbramos en la ciudad y al estar tan tupídos en vegetación, la temperatura es mucho más agradable que en el exterior, por cierto, por fuera hay una heladería buenísima y muy recomendable:






      Llegó el día del viaje al desierto, lo negociamos allí, en la ciudad el día antes, ya que desde internet los precios eran totalmente desproporcionados, acordamos un precio de 400 dirhams (menos de 40€) por persona por una noche en el desierto, con cena y desayuno incluidos. Al día siguiente el chófer nos fue a bsucar al riad y nos acompañó hasta el minibus, donde ibamos junto a otros turistas.


      Según sales de Marrakech se empieza a ver lo duro que es el calor y la vida en el desierto, se dejan de ver coches y se empieza a ver gente en moto o burro intentando esquivar la luz del sol. Es como volver a la España de nuestros abuelos:







      Tras un par de horas llegamos a Ait Ben Hadou, a los frikis como yo os sonará más como Yunkai, la bahía de los esclavos, de la segunda temporada de Juego de tronos, pero por supuesto, de bahía no tiene nada, de hecho es conocida como la ciudad de las puertas del desierto:




      Allí compramos nuestros pañuelos bereberes, pensamos que era otra "estrategia de ventas" de las mils que intentan para venderte cosas, pero no, es necesario, os recomiendo comprarlo en el zoco ya que es más barato, pero compradlo, es necesario. Nosotros tuvimos que dormir con él puesto ya que nos tocó una tormenta de arena de las grandes y con el calor que hacía dentro de la Jaima no podíamso cerrar la puerta, la experiencia fue extenuante, pero a la vez divertida. Al salir de Ait Ben Hadou estuvimos un par de horas más en minibus o miniguagua como decimos aquí, hasta que llegamos al desierto, allí nos esperaban tres hermanos bereberes con sus dromedarios, nos ayudaron a ponernos los pañuelos y nos subieron en fila, el paseo fue agotador, casi dos horas de camino hasta el campamento en dromedario te pueden dejar bastante dolorido. Otro punto importante es llevar agua, minimo dos por persona.



      Al llegar nos recibieron con el famoso té a la menta marroquí, lo tienen prácticamente en todos sitios, y es algo que no os podéis perder, después nos dejaron un rato descansando en las jaimas y nos llamaron para la cena, tajines gigantes de pollo y verdura, buenísimos. Al día siguiente volvimos tras un duro camino de 12 horas en bus hasta el riad, nos despedimos de los buenos amigos que hicimos y volvimos de camino a casa.
















Share this:

Sobre mí

Estudiante de informática, telepera, viajera y blogger a tiempo parcial

2 comentarios:

  1. la verdad es que las fotos son espectaculares nueva seguidora! besitos!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¡Coméntanos algo!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *